La Leyenda rezaba: Aquí vivió la humanidad. Nació como un ángel, brilló como fuego fatuo y se consumió a sí misma. Y en el páramo interminable de aquel desierto silencioso, el viento sopló su última queja. CONTINUAR.

Anuncios