Etiquetas

, , , ,


Me siento aquí y el tiempo es el buitre
que cierra sus círculos sobre mis pensamientos,
erráticos, insípidos, inodoros, descascarándose
como un muro expuesto a la humedad y la desidia.
Ahora es cuando, entonces llega, luego se desvanece,
pronto es demasiado tarde, como dice el clisé,
así se va rodando en el abismo de la niebla
de lo nunca hecho, de lo siempre listo,
a punto de empezar cuando justo termina
y nada se hace algo que siempre es lo mismo
donde todo empezó, en el punto muerto
de la eternidad: sin principio, sin fin, sin objeto,
sin palabras, sin un sin para decir
lo que jamás cobra cuerpo porque se escurre
antes de ser lo que pudo cuando era una cierta
posibilidad puesta en el horizonte, ante la voluntad
que grita lista para iniciar en el segundo
exacto en que la mosca entra volando,
se para sobre el mueble, gira en el aire,
se posa una y otra vez, y detiene
la danza del pensamiento que aletea
mosca suelta, maldita, cosita asquerosa
te voy a pillar, allí, una, dos, ahora sí,
y entonces el instante, la fuga, ya pasado
como las ganas y la voluntad abatida
sobre sí misma, sin recuerdo del grito
que ya es fenecido e inmóvil en piedra,
fósil del momento que no es más
en el principio de la nada del tiempo que ha huido
para siempre.

Anuncios