Etiquetas

, , , , ,

Roberto Matta “La vida Allende la muerte”

No tengo tiempo de llorar
la caída de estrellas fugaces.
El cielo está lleno de sombras
y fuegos fatuos que se precipitan
por el azar del tiempo.
¿No ven la sangre que mancha
la tierra debajo de nuestras plantas?
¿No ven los ojos y las bocas
que fueron desgarrados
en un silencio de muerte
y en una complicidad bastarda?
Otros cayeron antes,
tronchados por la mano del verdugo,
sin una estela de luz que atrajera
las miradas en su último suspiro
de agonía y dolor.
¿A qué viene tanto lamento
de cara a un cielo plagado
de rutilantes astros
que caen por ley de gravedad?
Abran las fosas donde aúlla
el horror de los huesos desencajados,
cubiertos por la desidia del tirano
y la abyecta injusticia.
Oigan el gemido del que no sabe,
del que no entiende,
del que aún espera que la espada
de la justa sentencia caiga
y devele la incógnita
de regazos vacíos
y doloridos para siempre.
Y de tanta lágrima derramada
por el ídolo caído,
mientras en la sombra
el horror permanece maniatado,
sepultado por el lacerante
olvido y la ignominia.

Anuncios