Etiquetas

, , , , ,

Salvador Dalí.  "Muchacha en la ventana"

Salvador Dalí. “Muchacha en la ventana”

No me siento aquí por puro gusto. Hay una canción que se abre y extiende desde este silencio. Sacude ciertos umbrales, tan oscura o luminosa que ciega. No con palabras, con breves figuras de piedra, musgo y olores de lluvia en un desierto. Sube y avanza con su temblor de victoria sobre campiñas de ensueños, aquí, junto a esta quietud que comprime y espera. Entonces hay que emitir el primer sonido, formar la primera letra, extender las primeras palabras, como una alfombra de rosas y sedas ante el blando lecho palpitante del deseo postergado tantas veces. ¿Qué hacer? ¿Romper con todo y tronchar los tallos florecientes de la primera aurora? ¿Huir cantando por los caminos sin una cuerda dolorosa que tense la perfecta melodía?
Alzarse ante el peso de la vida, tal vez. Hundirse en el devaneo bullicioso de lo cotidiano. Tejer citas, firmar pies de páginas, saldar cuentas y seguir. Avanzar. No sólo mirar desde esta estación vagones de gentes que suben y bajan, con sus gritos certeros y sus llantos de niños; y decirles adiós con una sonrisa de nostalgia perdida. ¿A dónde van? ¿Qué buscan? ¿No oyen como entona su profunda letanía el paisaje mudo y detenido ante quien se abandona a sí mismo definitivamente? Una inútil figura de mujer u hombre que se quedó truncada en medio de lo que pudo ser y no fue, pero que está siendo justo ahora, allí donde la vida se estrella contra sí misma y se abre como una flor absurda sobre mares de cemento o roca.

Anuncios