Etiquetas

, , , , ,

Picasso. "La alegría de vivir"

Pablo Picasso. “La alegría de vivir”

Amigos,
les devuelvo la alegría.
No la quiero.
No recuerdo cómo se bebe,
ni cómo se enarbola,
ni cómo se usa, ni cómo se gasta.
¿Para qué me la ofrecen?
¿No ven que se me han secado las manos
de tanto rezo rebotando en el vacío de la nada?
¿No ven que la luz que brotaba
de mi alma se fundió en la sombra
de la vida que se hunde y se apaga
tras la sangre, tras la rabia?
Abrácenla ustedes, si quieren abrazarla,
es suya,
celébrenla mientras puedan,
construyan sobre sus cimientos
la mansión de los intocados
por el dolor de los que caen
minuto a minuto
mientras escribo estas palabras.
No quiero esta alegría
hecha de olvido
y de jirones de batallas
jamás ganadas.
¿Sobre qué victoria la anuncian,
entre qué sueños se levanta?
Resonó sobre el luminoso abril
de mi infancia,
tintineaba entre juncos y riberas
pletóricas de pumpullos e hilos de agua.
Nos la cantaron
como una promesa
detrás del desgarro que dejaron
las mazmorras más amargas.
¿Era esta?
¿Este despojo de los días
que se quiebran como hojas disecadas?
No late tan profundo que me alcance
a herir el corazón
con su murmullo de futuro y esperanzas.
¿Para qué me la ofrecen?
Es un cáliz amargo
para el que mira el latir de las cosas,
asombrado,
entre la bruma de lo fue,
de lo que es, y del devenir aciago.
Guarden sus rescoldos para entonces,
amigos,
no me la ofrezcan, ni me la canten.
Porque no sabría como beberla,
ni cómo mecerla entre estos brazos
crispados de gritos,
ni ustedes sabrían
vivir sin ella,
sin su letanía de sirena
en la niebla de la distancia,
en crepitante delirio.

Anuncios