Etiquetas

, , , , ,

Vladimir Kush.

Vladimir Kush.

¿Qué será esta calma?
Tan llena de fauces abiertas
y feroces ascuas en llamas.
¿Será que me acosa furtiva entre la niebla
de los días y las noches,
o será que la invoco con la sed
de un silencio que nunca acaba?
Bastaría un dulce susurro soplando
sobre el sangrante temblor de esta mordaza,
y todo sería tierra,
todo sería aire ligero,
agua que brota en surtidores
transparentes de esmeralda y plata.
A mí no me nacieron las palabras,
se me fueron marcando entre los dedos
a cada cosa que tocaba,
a cada dardo primoroso con que dos ojos
y dos brazos hirieron o exprimieron
en sus mieses
cada dulce sonata.
Están aquí.
En esta hoja quieta
como en surcos que anuncian
el frondoso bosque en barbecho,
atado al mudo invierno
de un rotundo silencio.
Otros esperaron la fibra sonora
entre el descollante follaje;
la promesa arrebatadora del fruto
henchido de vida,
brotando y cayendo.
En vano.
Por eso llega el tiempo.
Por eso esta calma.
¿Qué será esta calma?
El anuncio del olvido,
del amor puesto en fuga, sin remedio.

Anuncios