Etiquetas

, , , , ,

Pawel Kuckzynsky. "Gate".

Pawel Kuczynski. “Gate”.

Una tarde cualquiera (borroso recuerdo de otra vida),
alguien posó sobre mi palma este hermoso celular
de líneas perfectas, figuras juguetonas
sobre fondos coloridos y vibrantes sonidos.
Aprendí a encender sus fuegos y pulsar cada letra
con la suavidad de una yema que toca la gentil
superficie del agua en calma.
Y me hablaron voces desde su boca, y brotaron
palabras de sus luminosas entrañas con recados
fraternos y distantes, y las señales del mundo se agolparon
entre mis dedos con la urgencia de un pulso hipnótico,
y dije sí, acepto, y me senté a mirar correr por sus linderos
la alegría y la tristeza, el amor y la rabia, el dolor
y el éxtasis arrebatado de las luchas, junto al espectáculo de turno.
Lo guardé en mi bolsillo como un precioso talismán
para la vida y para la muerte, y descifré sus enigmas
antes del amanecer y después del ocaso.
En el poderoso temblor de su llamada se ensanchan horizontes
y parece estremecerse la vida entera con sus honduras y pasiones.
En la muda quietud de su silencio aguarda el horror
del desprecio y el olvido presentido entre portentosas
muchedumbres de la tierra.
Nunca la comunión de lo humano vibró con tal desvarío.
Nunca la breve soledad de un segundo se hizo tan profunda e inmensa.
En el irrefrenable ardor de los nuevos mundos que florecen
y colapsan más allá de sus inescrutables ventanas,
el rastro endeble de otro mundo, de otras voces,
de otra vida que estuvo al alcance de la mano,
parece marchitarse en la espera.

Anuncios