Etiquetas

, , , , ,

Gustav Klimt. “Muerte y vida”.

Entonces así es como la muerte nos arrebata,
sin contemplaciones de sentidos o porvenir ninguno,
sin avisos ni señales, ni sueños ni esperanzas que importen.
Igual que la fibra más preciada del entramado vital
es hurtada de las cimas abisales del universo,
así la señorial devastadora de mundos esquilma el perfume
de los botones en flor o el destello dorado de las hojas marchitas.
De pronto es el vacío aullando en mitad del anhelo más vibrante,
de pronto es el silencio eclipsando el susurro más dulce,
la promesa más tierna,
ahuecando la carne de sonrisas, de palabras, de un cálido abrazo.
Y en el centro de su nudo mortal se desgarra algo,
inexpresable, inconcebible,
inalcanzable para el sonido de ningún consuelo,
de ningún arrullo amante, de ningún olvido venidero.
Porque así es como la muerte nos arrebata,
cada pregunta se desgaja como una mancha
diluyéndose en un vasto océano de indescifrables signos
rumbo a ningún lugar.

Anuncios