Etiquetas

, , , , ,

Tomasz Alen Kopera.

Y entonces nos dirán una vez más:
ármense de paciencia,
y esta vez sí seremos obedientes hasta el tuétano,
y nos armaremos hasta los dientes.
Apertrechados en este globo cósmico
entre la nada y la cosa niuna,
nos prepararemos a resistir el azar y el tiempo.
La breve brizna de un latido
en el corazón de un abismo.
El leve roce de un suspiro
en la superficie de un silencio.
Nos armaremos de paciencia
en la trinchera de los sueños esquilmados
para la muerte, para el fuego sideral devorador
de horizontes, erguidos sobre el fatuo devenir
de la ilusión y la palabra.
Que otros sacudan sus cuellos
sobre el filo de la realidad tirana.
Que otros bailen agitando las trémulas alas
ante el huracán insufrible de la espera.
Armados de paciencia abramos fuego
a diestra y siniestra,
contra cielo y tierra,
antes de que la última reserva
se consuma en el fuego abrasador
de una retórica pletórica de promesas
y fábulas para dormir.

Anuncios