Etiquetas

, , , , ,

Philip McKay. “Decisions”.

Sumerjo mi corazón en el piélago de la renuncia.
Festejo la deserción ante el imperio
inmutable de los astros.
Como quien recoge guijarros depositados
en las orillas estancadas del tiempo
me inclino sobre cada instante
para abandonarlo a la irremisible vacuidad
de lo quieto.
Las cosas del mundo se acallan,
remisas,
postreras,
oscuras.
Ya no recuerdo sus nombres,
ni el aura con que bordaban palabras
de un canto grumoso,
espeso en despojos inversos.
Pude volver, pero no vuelvo.
Pude manar, mas permanezco.
A mi espalda Sodoma,
ante mí la ancha llanura redentora
ondeando sus indulgencias.
En su frontera equidistante persisto,
ni estatua de sal, ni absuelto del fuego,
en suspenso el aliento vital
y el tembloroso estertor de la muerte,
en suspenso.
Sobre esta hoja en blanco machaco
los frágiles huesos de un verbo impronunciable,
como retoños resecos eclipsados
en la boca de una primavera desierta.
Con sus guirnaldas inocuas adorno los dinteles
de una abdicación más portentosa
que la devastación más portentosa.
Desciendo en sus ríos oscuros, inconcluso,
sin calor, sin dolor, sin miedo.

Anuncios