Etiquetas

, , , , ,

Luca Merli. “Ignorance”.

Me detengo.
El sedimento del tiempo se aposa.
Preguntas se acumulan sobre el mundo
como grumos espesos
que fermentan al sol radioactivo del progreso.
Esta es la memoria,
la frágil memoria de lo desechable,
de los cinco segundos antes de saltar
a la reproducción de turno,
de la breve flama del conocimiento.
No sé.
No sé.
Lo repito como un mantra sagrado.
Ignoro lo que no sé
porque en esta marea de saberes
la certeza se cuece en su propia salsa
y no deja ver el velo de la noche
que la oculta.
La corteza cerebral es sólo eso,
una fina corteza
que recubre el miedo y la euforia
y los sueños de omnisciencia
de algún átomo sonámbulo.
O tal vez no.
Tal vez esta es la lucidez,
es toda la lucidez posible en cualquier
mundo imaginable,
despertada para abrasar
los firmamentos del cielo
y la tierra,
para fundirlos en el polvo cósmico
hasta que todo se haya consumado.