LO QUE BOTÓ LA OLA…

Así se podría calificar la naturaleza de los textos que van a ir en esta página de la página. Hace rato que no escribo nada NUEVO, los cuentos de Caja Negra y casi la mitad de los que conforman la última publicación, El suave vaivén de los álamos, estaban escritos entre 2002 a 2006, el 2007 me lo salté olímpicamente al parecer. Los poemas que he publicado aquí en la página de la página Omepas y Epamos, habían sido escritos durante ese lapso de años también, o desde un poco antes tal vez; los reuní y los puse aquí. Así que sumando y restando, aparte un par de cuentitos para completar El suave vaivén de los álamos no he creado nada nuevo. Pero como siempre hay algo que lo impulsa a uno a escribir, en mi página de Mi Literaturas, genial página, mis amigos de por ahí me obligan (cosa que agradezco) cada cierto tiempo a sentarme y tirar unas líneas. Aquí pondré esos textos, los más literarios, para compartirlos con el cibernauta que pase por aquí, o la cibernauta, según sea el caso. Les llamo Textos dispersos porque así están y porque también incluirán otros textillos que realice quién sabe dónde y vaya a saber uno cuándo. La vida es un misterio…

EL RITO

En noches así, en que la calma pende sobre la ciudad casi como una penitencia incumplida y el hondo silencio ha cercado nuestras vidas con su cotidianidad insalvable, me abrazo a su cuerpo, muy cerca, y le susurro al oído hermosas promesas, como entonces. Pronuncio las palabras con esa cadencia de deseo postergado y anhelante, con esa urgencia venida de la ineludible necesidad de la piel, inaguantable, y digo jamás, amor, por siempre, dulzura, locura, sólo tú, Dios… Y mientras me voy hundiendo en el ansiado placer alcanzado, me vuelvo sobre mí mismo y el silencio de la noche retorna con su manto de oscuridad, dejando sobre nuestros sudores el peso muerto de nuestras vidas ya olvidadas de sí mismas, y parece susurrar también, no palabras, una palabra, sólo una, como un eco que se repite hacia el infinito de aquel ritual inminente: mentira, mentira, mentira, mentira…

Anuncios

3 pensamientos sobre “LO QUE BOTÓ LA OLA…”

  1. Buen Texto, si señor!
    La ansiedad de sentir y ser en un momento dado que te eleva a nombrar lo que no es verdad ….cuando acaba esa ansiedad o necesidad.

    Buena reflexión la que da lugar, la vida y sus impulsos…

    Besitos, guapo.

    Ya me he dado cuenta de las otras secciones que tienes en tu blog, vamos, hay para leer jaja…..y yo quejándome que no le dabas cuerda, con todo lo que hay….

  2. Gracias, Mejora, tú siempre animándome a seguir con tus comentarios, igual que un número de amigos y amigas, reducido, pero muy fiel y buenos. Saludos.

  3. Ya sabes que me ha gustado mucho y la fotografía es una auténtica maravilla.
    Siempre contigo.
    mejorana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s