SOBRE EL ALMA

Etiquetas

, , , , ,

Tomasz Alen Kopera.

¿Quién conoce los bordes del alma?
¿Quién ha entrevisto siquiera su superficie?
Ni el aliento que insuflan fuelles sigilosos
en la profunda hondura de su ignoto averno,
donde ninguna mirada alcanza.
La corteza mineral de sus estratos,
la resina espesa de sus sedimentos,
la estela primorosa hendiendo las aguas
en el océano de sus abismos,
girando siempre, girando.
Vemos zarpar sus barcos cargados
de fuegos y escarchas,
con sus velámenes henchidos de días y naufragios
desplegados en profundas notas diáfanas,
hacia una lejanía tan remota
que ni el más leve pensamiento toca.
Allí palpita, intacto, el enigma de una vida,
el temblor de una mirada,
la palabra impronunciable ante un dulce roce,
una pena detenida en el umbral
de sus misterios.
En la crisálida trémula de su seno
irradian sus secretas voces un silencio tan espeso
que no oyen ni los ángeles más altos
ni omniscientes dioses sempiternos.
Hasta el odio más feroz hunde sus frágiles raíces
de terror primordial en las insondables grutas
de sus fontanas,
y ahí beben, temblorosas, sedientas de algún amor,
de algún sueño de infancia que se trizó,
y que olvidado de sí mismo permea, irredento,
la inescrutable superficie del alma.

Anuncios